De cómo capturar y cooptar el Sistema Político de Guatemala

El abogado de Acción Ciudadana, Edie Cux, fue el expositor de la cuarta sesión del III Ciclo de Actualización para Periodistas (CAP).

Redacción CAP

Share on facebook
Share on google
Share on twitter

Guatemala se percibe como un país corrupto. En el ranking de percepción sobre corrupción –un estudio elaborado por Transparencia Internacional (TI)– ocupa el puesto 143 como uno de los países de América que afronta mayores problemas para que, en la labor de sus funcionarios públicos, se logre integridad y honestidad en el manejo de los recursos.

“Guatemala está en el sótano, en un nivel muy bajo, incluso cercano a Haití o Nicaragua”, dice Edie Cux, abogado de la organización Acción Ciudadana. “Pero para entender este fenómeno es necesario comprender que la corrupción inicia en el seno del sistema de partidos políticos y sus formas de financiamiento”.

Cux, con este argumento, provoca el debate sobre los mecanismos de cooptación del Estado desde un sistema político corrupto y así da inicio la cuarta sesión del III Ciclo de Actualización para Periodistas (CAP), organizado por la Universidad de San Carlos de Guatemala, la Fundación DESC y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), con el apoyo de la Fundación Open Society.

Apenas con 28 puntos de 100 –una constante a lo largo de cinco años–, la corrupción se califica como algo grave para Guatemala. Casi incomparable con países como Canadá, calificado con 82 puntos de 100; o Uruguay que obtuvo 70 puntos sobre 100 en este ejercicio sobre percepción de corrupción en el continente americano.

Para entender las causas de estas bajas calificaciones, el abogado de Acción Ciudadana comenta que se debe comprender la histórica subordinación del Estado guatemalteco ante estructuras políticas y económicas que procuran impunidad.

La corrupción, explica, puede clasificarse como “gran, insignificante y política”, según la cantidad de dinero perdido y el sector donde ocurre.

La Gran Corrupción se define como: “El abuso de poder de alto nivel que beneficia a unos pocos a expensas de muchos y causa daños graves y generalizados a las personas y la sociedad. A menudo queda impune”.

El concepto de Corrupción Política se entiende como: “La manipulación de políticas, instituciones y reglas de procedimiento en la asignación de recursos y financiamiento por parte de los tomadores de decisiones políticas, quienes abusan de su posición para mantener su poder, estatus y riqueza”.

Y el financiamiento político es: “Todo el dinero usado para temas relacionados con la política democrática… puede incluir el dinero gastado por organizaciones en el lobby para aprobar una legislación específica, dinero usado para acciones legales con implicaciones políticas, y el utilizado para inducir la opinión política a través de los medios de comunicación”.

Estos conceptos forman parte del círculo vicioso de la corrupción. Se entrega dinero y bienes a un partido político a la espera de que cuando llegue al poder se retribuya todo con favores económicos desde el Estado.

El financiamiento electoral ilícito es un delito tipificado en el código penal. Y es la raíz para entender diversos casos penales llevados por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

También es aquí donde hay una oportunidad para reformar el sistema de partidos políticos en Guatemala, señala Cux: “Al plantear causas penales que ataquen la forma de financiar ilícitamente a los candidatos de un proceso electoral se induce a un cambio de paradigma en la forma de obtener recursos de campaña y ganar las elecciones. Se reestructura el sistema en sí mismo”.

La corrupción puede clasificarse como gran, insignificante y política, según la cantidad de dinero perdido y el sector donde ocurre".