¿Qué son los CAP?


Los Ciclos de Actualización para Periodistas (CAP) son una iniciativa que busca contribuir con la formación profesional de periodistas que trabajan las temáticas de seguridad, justicia y derechos humanos. Su principal objetivo es coadyuvar al ejercicio del periodismo independiente.

Desde los CAP se promueven procesos de formación y actualización profesional para que las y los periodistas guatemaltecos tengan mejores herramientas y conocimientos, que contribuyan a fortalecer la cobertura informativa diaria y el periodismo de largo aliento -reportajes, crónicas, investigaciones- en temas de seguridad, justicia y derechos humanos.

Los CAP son una iniciativa impulsada por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), la Fundación Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) para América Latina y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH). Desde su inicio, en el año 2014, en los CAP han participado 44 periodistas de 16 medios de comunicación: prensa, radio, televisión y medios digitales. 

Desde la iniciativa CAP seguimos comprometidos con el fortalecimiento del periodismo guatemalteco a través de estos procesos de actualización profesional.

Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC)

 

La USAC fue fundada el 1 de agosto de 1548 cuando el primer obispo de Guatemala, Francisco Marroquín, envió una solicitud a la corona española para su creación.

Luego de varias peticiones, el 31 de enero de 1676, el rey de España Carlos II promulgó la Real Cédula de fundación de la Universidad, en ese entonces la cuarta del continente americano. 

Dicho documento llegó a la ciudad de Guatemala el 26 de octubre de 1676 por lo que la Universidad abrió por primera vez sus puertas, con 60 estudiantes inscritos, el 7 de enero de 1681.

La USAC ha sufrido varias transformaciones, todas determinadas por la historia del país. Sin embargo, vale la pena destacar que tras la Revolución de Octubre de 1944, la USAC logró, debido a la activa participación de sus estudiantes, su autonomía.

Desde septiembre del año 1945, la Universidad de San Carlos de Guatemala funciona como entidad autónoma con autoridades electas por un cuerpo electoral, conforme el precepto legal establecido en su Ley Orgánica; y se ha venido normando por los siguientes principios que, entre otros, son el producto de la Reforma Universitaria de 1944: libertad de elegir autoridades universitarias y personal docente, o de ser electo para dichos cuerpos sin injerencia alguna del Estado.

Durante las décadas de los gobiernos militares (1960-1980) la tensión entre el gobierno y la Universidad fue creciendo y cientos de estudiantes y profesores universitarios fueron desaparecidos o asesinados. La Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) tuvo un papel protagónico en la lucha por  restauración de la democracia, lo que trajo como consecuencia la persecución de sus líderes y el asesinato de su secretario general, Oliverio Castañeda de León, el 20 de octubre de 1978.

En la actualidad, La Universidad de San Carlos cuenta con 10 facultades, 9 escuelas no facultativas y 18 centros universitarios regionales y tiene como tarea dirigir, organizar y desarrollar la educación superior del Estado, así como como la difusión de la cultura en todas sus manifestaciones. Además, la Universidad promueve, por todos los medios a su alcance, la investigación en todas las esferas del saber humano y coopera al estudio y solución de los problemas nacionales.

Visión

La Universidad de San Carlos de Guatemala es la institución de educación superior estatal, autónoma, con cultura democrática, con enfoque multi e intercultural, vinculada y comprometida con el desarrollo científico, social, humanista y ambiental, con una gestión actualizada, dinámica, efectiva y con recursos óptimamente utilizados, para alcanzar sus fines y objetivos, formadora de profesionales con principios éticos y excelencia académica.

Fundación Derechos Económicos, Sociales y Culturales para América Latina (DESC)

 

La Fundación DESC es una entidad de carácter no lucrativo basada en Guatemala y con proyección hacia el hemisferio. Inició su trabajo en el año 2004 y su propósito es contribuir a una gobernabilidad democrática basada en la cohesión social y el rescate de la integralidad de los derechos humanos en las políticas públicas.

La Fundación DESC se dedica al análisis y a la investigación social, impulsa procesos de capacitación y formación, difusión e incidencia. Su quehacer se relaciona con los principales temas de la agenda de la gobernabilidad democrática y la cohesión social, con énfasis en los impactos de la globalización en los procesos de democratización en Guatemala y la región.

Para desplegar adecuadamente sus actividades, la Fundación DESC impulsa una red amplia de relaciones de intercambio con centros académicos y grupos de interés en el área de su competencia, ubicados en América Latina y el Caribe, América del Norte, Europa y otras regiones del mundo.

La Fundación DESC aspira a servir a un amplio universo de destinatarios, como gobiernos nacionales y locales, organizaciones sociales y políticas, universidades y entidades académicas, medios de comunicación, empresas privadas y organismos internacionales; y procura difundir los resultados de sus análisis al público en general.

Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

 

La Fundación DESC es una entidad de carácter no lucrativo basada en Guatemala y con proyección hacia el h

El 10 de enero de 2005, el Gobierno de Guatemala y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos firmaron un acuerdo para establecer formalmente una Oficina en el país. El acuerdo fue aprobado por el Congreso de la República el 31 de mayo de 2005 y la Oficina inició labores formalmente el 20 de septiembre del mismo año.

El establecimiento de la Oficina tiene la finalidad de contribuir a la protección y la promoción de los derechos humanos de la población. El financiamiento de la Oficina proviene de las contribuciones voluntarias de los Estados miembros de la ONU, por lo que las actividades de la Oficina no representan obligaciones financieras para Guatemala.

 

De conformidad con su mandato, OACNUDH tiene las siguientes funciones:

a) Observar la situación de los derechos humanos, a fin de asesorar a las autoridades en la formulación y aplicación de políticas, programas y medidas para promover y proteger los derechos humanos en Guatemala.

b) Asesorar al Estado guatemalteco y, en las esferas de su competencia, a representantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y particulares.

c) Promover la observancia de los derechos humanos y la aplicación de las  recomendaciones formuladas por órganos y mecanismos internacionales de derechos humanos.

d) Informar acerca de las actividades de la Oficina y la situación general de los  derechos humanos en el país, no solamente a través del informe anual de la Alta Comisionada, sino también mediante comunicados de prensa, pronunciamientos públicos, etc.

El trabajo de la Oficina en Guatemala se enfoca en cuatro prioridades temáticas: 

emisferio. Inició su trabajo en el año 2004 y su propósito es contribuir a una gobernabilidad democrática basada en la cohesión social y el rescate de la integralidad de los derechos humanos en las políticas públicas.

La Fundación DESC se dedica al análisis y a la investigación social, impulsa procesos de capacitación y formación, difusión e incidencia. Su quehacer se relaciona con los principales temas de la agenda de la gobernabilidad democrática y la cohesión social, con énfasis en los impactos de la globalización en los procesos de democratización en Guatemala y la región.

Para desplegar adecuadamente sus actividades, la Fundación DESC impulsa una red amplia de relaciones de intercambio con centros académicos y grupos de interés en el área de su competencia, ubicados en América Latina y el Caribe, América del Norte, Europa y otras regiones del mundo.

La Fundación DESC aspira a servir a un amplio universo de destinatarios, como gobiernos nacionales y locales, organizaciones sociales y políticas, universidades y entidades académicas, medios de comunicación, empresas privadas y organismos internacionales; y procura difundir los resultados de sus análisis al público en general.